← volver a art

 

vecinos del patio bienllevados

Colgando la colada se me ha ocurrido un nuevo arte similar al arte de los bonsais. Una visión del más allá, tener pie un poco más adelante que aquí mismo. Se trata de ponerse diariamente la ropa con el objetivo de hacer unas coladas preciosas, dignas de fachada, no ponerse guapo para ir de guay, no: alcanzar una conciencia cívica en el que lo más importante sea el bien de la comunidad evidenciándolo en forma de arte colada (en movimiento constante, como nosotros mismos).

Utilizando la combinación de tonos calzoncilliles a lo james turrell y la proporción áurea del calcetinismo, el toalling y el trapiatto.

Si se trabajara a nivel vecinal realmente se conseguiría una identidad común (la gente combinaría la ropa de maravilla). También se generaría una “tendencia” en la colada, paralela o perpendicular al mundo de la moda, un “pret a porter” de caraB (este año los lunes se lleva la colada de ropa blanca, el martes la de colores vivos terrosos, el miércoles loco, el jueves, como llega el finde, se estila mucho el negro pantera…).

Me olvido del ahora para pensar en el futuro y fugaz centrifugado de colores al ritmo del tambor de una lavadora. Vida museo.